ahorrar energía

¿Cómo organizar tu habitación para ahorrar energía?

¿Sabes que la distribución de tu habitación te puede hacer ahorrar energía? Así es. Ningún detalle es insignificante en este sentido. En este artículo te explicamos en qué puedes intervenir para lograr reducir tu consumo eléctrico en este espacio, unas medidas que puedes poner en práctica hoy mismo, y cómo las tarifas energéticas ayudarán a este objetivo.

No hay ahorro energético sin una tarifa adecuada

Si queremos ordenar nuestra habitación de forma que consigamos un ahorro energético debemos combinar esta acción con otras, como la elección de una tarifa eléctrica adecuada. A la hora de decidir qué tarifa de luz contratar tenemos que conocer nuestras necesidades energéticas para encontrar una modalidad que se adecue a ellas. Para conseguirlo podemos utilizar una herramienta que explicamos aquí , se trata de un comparador de tarifas de luz que señala las más baratas tras indicar las características de cada suministro. Es decir, son unos resultados únicos para cada vivienda.

Si tienes cualquier duda acerca de las condiciones o de tarifas en concreto puedes ponerte en contacto con cualquier medio de atención al cliente de EDP, Endesa, Holaluz o la comercializadora correspondiente. En la actualidad, se ha avanzado mucho en este sentido y hay atención al cliente online en EDP y en el resto de compañías. Además, los profesionales de este servicio pueden informarnos acerca de otras ofertas de las empresas que tal vez desconocíamos, como EDP Funciona, que se puede contratar para el mantenimiento de los suministros.

Trucos para organizar tu habitación y ahorrar energía

Una vez solucionado el asunto de los contratos eléctricos, es el momento de dar un giro de 180º a nuestra habitación y convertirla en el epicentro del ahorro energético. Atento a estos trucos:

  • Mesa de trabajo al lado de la ventana: para aprovechar al máximo la luz solar lo recomendable es que coloquemos la mesa de estudio en la ventana. Así evitaremos la utilización de luz artificial, al menos durante unas horas del día.
  • Luces LED: todas las bombillas de la habitación deben ser LED, además contar con una lamparita en la mesilla de noche es una buena solución para ahorrar energía sin estar a oscuras.
  • Regleta con varios aparatos conectados: lo mejor es ubicarla al lado de la cama y en un lugar visible para que no se nos olvide apagarla todas las noches y acabar con el standby, es decir, el consumo fantasma.
  • Espacio libre para los sistemas de calefacción: no hay que obstaculizar la salida del calor de esta estancia colocando muebles delante de los radiadores porque entonces precisaremos de más energía para lograr la temperatura óptima.
  • Pintura blanca: si quieres que en tu habitación nunca falte la luz elige el color blanco para pintar tus paredes, este tono proyecta la luz natural y crea amplitud.
  • Muebles de colores claros: ocurre lo mismo que con la pintura, además nos ayuda a ahorrar energía, porque no utilizamos tanta luz artificial.
  • Ventilación: dependiendo de la época del año deberá hacerse en un momento u otro para no perder la temperatura interior. En verano cuando nos despertemos o dos horas antes de acostarnos, mientras que en invierno cuando la temperatura exterior sea alta como a media tarde.
  • Alfombras: además de ser un objeto de decoración actúan como aislante térmico e impiden que el frío se cuele a través del suelo. Suelen colocarse a los pies de la cama, donde la sensación de frío es mayor.

Si ya has acabado con tu habitación y quieres pasar al siguiente espacio, aquí encontrarás 10 consejos para ahorrar energía en tu salón.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *