Efectos secundarios del aceite de coco

Aceite de coco: efectos secundarios.

Muchos conocemos el aceite de coco por sus beneficios, que no son pocos. Más de 1.600 estudios han demostrado los beneficios del aceite de coco. La mayoría de sus beneficios pueden atribuirse a sus ácidos grasos de cadena media, también conocidos como grasas saludables.

Estas grasas son más fáciles de digerir y no se almacenan fácilmente como grasa. También tienen propiedades antimicrobianas y antifúngicas.

Sin embargo, su consumo excesivo también puede provocar algunos efectos secundarios no deseados. Hoy te presentamos un resumen con los posibles efectos secundarios del uso indiscriminado del aceite de coco.

Efectos secundarios del aceite de coco

Sí, así es, el aceite de coco tiene efectos secundarios. Pero aclaremos este aspecto.

El aceite de coco está disponible en el mercado en dos formas: aceite de coco virgen y aceite de coco comercial.

El aceite de coco virgen es la forma más pura del aceite. Por lo tanto, es más beneficioso y prácticamente no tiene efectos secundarios. Pero el aceite de coco comercial (usado por la mayoría) es la variante procesada y si tiene algunos efectos secundarios. Entre ellos, el aumento de peso y el incremento de los niveles de colesterol malo.

aceite de coco

1. Aumento del colesterol

Algunas investigaciones indican que las grasas saturadas (presentes en el aceite de coco) pueden aumentar los niveles de colesterol total y LDL (colesterol malo). Lo que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Aunque el aceite de coco puede aumentar los niveles de colesterol bueno, no es necesariamente preferible a otros aceites vegetales saludables.

De hecho, la grasa saturada del aceite de coco eleva los niveles de colesterol LDL de forma similar a la mantequilla, la carne de vacuno y el aceite de palma.

2. Alergias

Es poco frecuente pero el aceite de coco puede causar alergias si alguien es sensible a él. Algunas de las reacciones alérgicas son la urticaria y la anafilaxia (una emergencia potencialmente mortal que dificulta respirar).

Si eres alérgico al aceite de coco (o a cualquier forma de coco) debes evitar también otros alimentos que lo contengan como: chocolates, pasteles y palomitas que se venden en los cines.

Algunas pruebas anecdóticas también sugieren que el aceite de coco puede provocar un aumento del ritmo cardíaco, hinchazón facial y mareos. Si experimenta alguno de estos síntomas, consulte a su médico inmediatamente.

Incluso se han reportado algunas personas que han reaccionado a una sustancia llamada dietanolamida que se obtiene del aceite de coco y se utiliza como agente en los líquidos para el lavado de manos.

Por otro lado, aunque el aceite de coco es bueno para los niños, hay que tener en cuenta algunas cosas. El más importante de ellos es el mal funcionamiento de la tiroides.

Si tu hijo tiene hipotiroidismo, no utilices el aceite de coco (o productos relacionados) antes de consultar a tu médico. Esto se debe a que el aceite puede empeorar la enfermedad y provocar reacciones alérgicas en algunos niños.

3. Enfermedades del corazón

Los estudios sugieren que sustituir el aceite de coco por grasas insaturadas puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. El aceite de coco, al ser más rico en grasas saturadas, puede afectar al corazón.

Aunque el aceite de coco también contiene grasas insaturadas, ningún estudio demuestra que mitigue los efectos nocivos de las grasas saturadas.

Según un estudio neozelandés, el aceite de coco aumenta el colesterol malo en mayor medida que los aceites vegetales insaturados.

4. Diarrea leve

Algunas personas que tomaron aceite de coco virgen experimentaron una leve diarrea en la primera semana. Otros síntomas relacionados fueron dolor de estómago y vómitos. Los síntomas desaparecieron después de la primera semana y no afectaron a las actividades diarias de las personas.

Para minimizar estos síntomas, es posible que tenga que consumir el aceite en pequeñas cantidades primero y luego aumentar gradualmente hasta la cantidad necesaria.

5. Problemas de hígado

Los ácidos grasos de cadena media del aceite de coco son transportados al hígado, donde se convierten en energía. Algunos expertos teorizan que la velocidad a la que llegan al hígado puede causar un problema.

Esto puede sobrecargar el hígado e incluso dañar el órgano con el tiempo. Si tiene una enfermedad hepática o diabetes, se recomienda evitar el aceite de coco.

Igualmente, se demostró una relación entre el aceite de coco recalentado varias veces con efectos tóxicos en el hígado. Se necesitan más estudios para comprobar estos efectos.

6. Acné

Las personas con pieles grasas tienen una mayor probabilidad de desencadenar el acné en caso de uso excesivo del aceite de coco. Aunque el ácido láurico puede ayudar a tratar el acné, una cantidad excesiva puede propiciarlo.

7. Trastornos intestinales

Trastornos intestinales

Las personas con malabsorción de fructosa pueden ser especialmente susceptibles a este problema. Aunque el aceite de coco no contiene fructosa, todos los demás productos elaborados con este aceite sí la contienen.

Muchos productos alimenticios de aceite de coco también contienen fructanos, que están formados por una pequeña cadena de fructosa. Los fructanos también pueden causar problemas gastrointestinales.

Las personas que tienen problemas digestivos tras consumir estos alimentos también suelen reaccionar al brócoli, el ajo, la cebolla, el trigo y las coles de Bruselas. Ciertos compuestos llamados sulfitos se encuentran en el coco desecado (si no en el aceite de coco) y también pueden causar problemas digestivos.

8. Dolores de cabeza

Las personas que realizan una desintoxicación con aceite de coco (especialmente para las infecciones por hongos) suelen sufrir dolores de cabeza. Esto ocurre cuando los ácidos grasos de cadena media del aceite de coco descomponen las células de la levadura (causantes de la infección), liberando una oleada de toxinas fúngicas en el torrente sanguíneo.

9. Lubricante

Sí, el aceite de coco puede ser natural. Pero puede contener ingredientes cuya seguridad y eficacia aún se desconocen. Por eso, utilizar el aceite de coco como lubricante personal puede no ser seguro.

También se sabe que el aceite de coco altera el pH de la vagina, provocando infecciones por hongos. Además, puede degradar el látex de los preservativos y causar problemas. Por lo tanto, los lubricantes a base de aceite no deben utilizarse con preservativos de látex.

10. Cándida

Aunque el aceite de coco puede ayudar a tratar la cándida, los síntomas de muerte son especialmente preocupantes. Estos se producen como resultado de las toxinas liberadas al matar a este hongo. Aunque esta teoría es sólo especulativa, siempre es mejor estar en el lado más seguro.

Seguramente no te esperabas estos efectos secudarios, por lo tanto, hay que tener precaución antes de utilizar el aceite de coco.

Suplementos con aceite de coco

Los suplementos dietéticos de aceite de coco tienen fama de ser seguros. Pero, no están exentos de efectos secundarios.

Se ha descubierto que la suplementación con aceite de coco empeora los niveles de triglicéridos y colesterol malo. Si tienes que usarlos, sé cuidadoso y atento. Recuerda consultar a tu médico antes.

Las personas con problemas renales o deshidratación deben evitar el uso de aceite de coco o sus suplementos. Esto también se aplica a las personas con colesterol alto.

Lo más importante es vigilar de cerca la dosis del suplemento. Exceder la dosis requerida puede causar problemas estomacales. Además, asegúrese de que la cápsula no contenga aditivos ni lubricantes. Lo mejor es que también conozcas el origen y el proceso de fabricación del aceite de los suplementos.

Dosis recomendada

Algunas investigaciones demuestran que el consumo de 30 ml de aceite de coco virgen al día en adultos mejora los niveles de colesterol bueno. Aunque no hay información exacta sobre la cantidad de aceite de coco que puedes consumir, puedes ceñirte a esta dosis. Puede comenzar con 5 ml y aumentar gradualmente si no experimentas ningún efecto secundario.

Para las mujeres embarazadas o en período de lactancia, el aceite de coco es probablemente seguro si se toma en cantidades normales. Como se desconoce la seguridad de cantidades mayores, es mejor limitarse. Sin embargo, la investigación es limitada en este sentido.

En cuanto a su uso para niños si se toma por vía oral o durante períodos prolongados no hay información disponible. Por lo tanto, consulta a tu médico antes.

Conclusiones

Aunque las investigaciones son contradictorias, la principal preocupación del aceite de coco es su alto contenido en grasas saturadas.

Te sugerimos que reducir tu consumo de aceite de coco si excediera los 30 ml diarios. O bien sustituirlo por un aceite de cocina más saludable (como el de cártamo o el de oliva).

Mantenga la cantidad consumida en un nivel bajo. No es aconsejable confiar únicamente en ella.

Podría interesarte: Manteca de karité beneficios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba