Qué necesitas para mudarte de vivienda: lista de imprescindibles

Qué necesitas para mudarte de vivienda: lista de imprescindibles

La mudanza es un proceso que requiere de mucha organización y cuidado, ya que se trata de un cambio de domicilio que implica el traslado de todas nuestras pertenencias.

Para que el día de la mudanza sea lo más tranquilo y eficiente posible, es importante planificarla con tiempo y seguir una serie de pasos para que todo salga según lo previsto.

En primer lugar, es importante hacer una lista de todas las cosas que se van a mudar, para así poder empacarlas de forma ordenada y no olvidar nada. También es importante tener en cuenta el tiempo que se dispone para hacerlo, ya que si se deja todo para el último día es muy probable que se produzcan imprevistos.

Una vez que se tiene una lista de todo lo que se va a mudar, es hora de empacar. Para ello, es importante utilizar materiales adecuados para proteger nuestras pertenencias, como cajas de cartón, bolsas de plástico, etc. Es importante no sobrecargar las cajas, ya que podrían romperse y dañar nuestras pertenencias. También es importante etiquetar cada caja con el contenido, para así poder ubicarlas de forma rápida y sencilla el día de la mudanza. Una vez que todo está empacado, es hora de contratar a una empresa de mudanzas.

Es importante hacer una investigación previa para encontrar la empresa que mejor se adapte a nuestras necesidades y presupuesto. El día de la mudanza, es importante estar presente para supervisar el trabajo de la empresa de mudanzas y asegurarse de que todo se está haciendo de la forma correcta.

Una vez que todas nuestras pertenencias hayan sido trasladadas a nuestro nuevo hogar, es hora de desempacar y organizar todo en su lugar. De nuevo, es importante hacerlo de forma ordenada para no perder nada ni crear un caos.

trasteros en Sabadell

¿Vives en Sabadell o alrededores? Entonces podrías contratar los servicios de UPSTORAGE donde podrás alquilar trasteros en Sabadell

Dirección: Carrer de Pérez Moya, 43, 08204 Sabadell, Barcelona

6 consejos para tu mudanza

1. Empieza con un plan. Ya sea que estés mudándote solo o con tu familia, es importante tener un plan para organizar todo. Establece una fecha de mudanza, empaca tus pertenencias por habitación y etiqueta todas las cajas.

2. Contrata a una empresa de mudanzas o alquila un camión. Si vas a mudarte solo, quizás puedas hacerlo con el coche. Pero si tienes muchas pertenencias o vas a mudarte a un lugar lejos, es mejor contratar a una empresa de mudanzas o alquilar un camión.

3. Haz una lista de todo lo que necesitas. Empaques todos los enseres de la casa, incluyendo ropa, muebles, libros, platos y utensilios de cocina. Asegúrate de no olvidar nada importante.

4. Limpia tu nuevo hogar. Antes de mudarte, asegúrate de que tu nuevo hogar esté limpio. Limpia los pisos, ventanas y baños. Si puedes, pinta las paredes para darle un nuevo look.

5. Desempaqueta y organiza tus pertenencias. Cuando llegues a tu nuevo hogar, empieza a desempaquetar inmediatamente. No dejes que las cajas se acumulen. Organiza tus pertenencias por habitación y pon todo en su lugar.

6. Haz nuevas amistades. Cuando te mudas a un nuevo lugar, es importante hacer nuevas amistades. Conoce a tus vecinos y participa en actividades locales. Esto te ayudará a sentirte como en casa en tu nuevo hogar.

Podría interesarte: Alquiler de trasteros en Sabadell

Deshágase de los artículos no deseados

La mejor oportunidad para cualquier persona que se mude es reducir sus pertenencias con antelación. ¿Por qué? Porque ya está revisando cada artículo durante el proceso de embalaje. El desorden durante una mudanza también facilita la clasificación de los objetos según lo que quieras conservar, donar o vender.

Deshacerse de los objetos no deseados antes de que llegue el camión de la mudanza tiene considerables ventajas: hay que empaquetar menos, trasladar menos físicamente a la nueva ubicación y encontrar un lugar para ellos una vez que llegue a su nuevo hogar. No te limites a deshacerte sólo de los objetos pequeños. La mudanza es el momento ideal para trasladar o donar los muebles grandes que no caben en el nuevo espacio.

Mantenga todos los documentos de la mudanza en un solo lugar

No todo el papeleo de su archivador será necesario durante la mudanza o incluso en las semanas posteriores, cuando se instale en su nuevo hogar.

Sin embargo, es fundamental que guarde todos los documentos que necesita para la mudanza, como la dirección y los datos de los servicios públicos (o un ordenador portátil con esta información) en un solo lugar y fácilmente accesible el día de la mudanza. No los pongas en una caja. En su lugar, busca un lugar seguro para ponerlo en la cocina, cerca del bolso o en la guantera del coche.

Además, si ha contratado a una empresa de mudanzas, es mejor que guarde sus documentos sensibles (pasaportes, tarjetas de la seguridad social, certificados de matrimonio, etc.) y objetos de valor en un lugar seguro y los traslade usted mismo. De este modo, minimiza el riesgo de que sus pertenencias se pierdan durante la mudanza o se vean comprometidas en el tránsito, y puede asegurarse de que estos artículos importantes y difíciles de reemplazar permanezcan seguros.

Empezar lo antes posible

Una de las cosas buenas de las mudanzas, sobre todo si se hacen después de vender y comprar una nueva casa, es que rara vez hay que mudarse con poca antelación. Dado que el proceso de compra de una vivienda puede durar entre 60 y 90 días, hay mucho tiempo para organizarse y prepararse. La mudanza puede ser una de las experiencias más estresantes, pero una de las principales formas de aliviar este estrés es empezar lo antes posible y no esperar hasta el último segundo.

Empiece con unas semanas de antelación para tener tiempo de revisar sus objetos, clasificar lo que necesita y lo que no, y luego empacar con cuidado.

Buscar un camión de mudanzas con rampa

Para las personas que se mudan sin la ayuda de un profesional, hay varias formas de hacer la mudanza más fácil mental y físicamente. Alquilar una furgoneta de mudanzas, especialmente una con rampa, le facilitará la carga y descarga y le ahorrará tiempo. En lugar de llevar varias cargas de muebles y enseres en coches o en una furgoneta, una furgoneta de mudanzas adaptada al tamaño de su casa podrá llevar todo de una sola vez.

La rampa también supondrá una gran diferencia en cuanto al tiempo y el esfuerzo necesarios para cargar y descargar artículos grandes y pesados, además de evitar que sus brazos, rodillas y espalda se cansen.

Utilice cajas del tamaño adecuado

Si quieres ahorrar dinero, es fácil reducir costes reutilizando cajas de cartón de amigos y vecinos. Los empaquetadores inteligentes (o las personas que se han mudado muchas veces a lo largo de su vida) saben que no es buena idea meter varios objetos en la caja más cercana, pero el tamaño adecuado de la caja para lo que se está empaquetando marca la diferencia, por ejemplo:

  • Las cajas para armarios pueden facilitar el traslado de mucha ropa en perchas.
  • Los artículos más pesados pueden embalarse en varias cajas más pequeñas.
  • Los artículos más pequeños y ligeros, como la ropa de cama o los utensilios de cocina, pueden embalarse en cajas grandes y trasladarse fácilmente.

Lo esencial para el final

A medida que pasan las semanas antes del día de la mudanza, empaca más y más hasta que sólo quede lo esencial: las cosas que tocas todos los días. Piensa en lo que más utilizas, como la cortina de la ducha, las sábanas, la vajilla y los utensilios, y quizá los cacharros más usados.

Al dejar lo esencial para el final, puede asegurarse de que lo que necesita para mudarse a su nuevo hogar está empaquetado y listo para ser desempaquetado rápidamente cuando llegue.

Etiqueta las cajas con precisión

Empaquetar por habitaciones y etiquetar adecuadamente es una buena idea, pero intensifique sus esfuerzos haciendo un rápido inventario de lo que hay en cada caja y escribiéndolo en un lateral. Después del nivel de esfuerzo que supone la mudanza física, puede llevar algún tiempo desempaquetar cada objeto.

Una caja etiquetada como «Cocina» puede significar muchas cosas. Sabes en qué habitación va, pero ¿qué hay realmente dentro? ¿Son utensilios de cocina? ¿Espátulas? ¿Pequeños electrodomésticos? ¿Papeles de cocina? Etiquetar sus cajas con precisión le facilitará encontrar lo que necesita, ahorrándole tiempo y estrés durante esos días y semanas tan importantes de la mudanza.

Empaque una pieza a la vez

Puede ser tentador intentar empacar todo lo que pueda de una vez, pero eso podría ser un error. Lo que hace que la mudanza sea especialmente estresante es la sensación de estar abrumado por todos los «deberes» asociados a la misma, especialmente si se intenta hacer todo a la vez.

Desde unas semanas antes, empaca una habitación a la vez. Empiece a guardar los objetos que no se utilizan a diario, como los artículos de limpieza adicionales, el papel higiénico y las toallas de papel, o los libros de las estanterías del salón, por ejemplo. Haz el baño el lunes, el salón el martes, y así sucesivamente. Reserva sólo una hora, pon música divertida y mira qué puedes hacer durante ese tiempo.

El objetivo es dedicar tiempo a guardar los objetos que se usan ocasionalmente para tener menos que meter en cajas cuando llegue el día de la mudanza. El problema de la mudanza es que necesitarás algunos artículos hasta el minuto en que te mudes, así que es mejor empezar a empaquetar los artículos que no usas tan a menudo.

Prepare una lista de control de la mudanza

Una lista de comprobación de la mudanza que contenga un recordatorio escrito de todas las tareas que deben realizarse antes de la misma puede ser especialmente útil para mantenerse organizado. Como parte del proceso, hay muchos pasos que completar, como la preparación, el empaquetado, la mudanza y el desempaquetado… ¡es mucho lo que hay que asimilar!

Una buena check list de mudanza debe incluir:

  • Acciones relacionadas con la mudanza propiamente dicha: contratación de empresas de mudanzas, adquisición de cajas y materiales de embalaje.
  • Acciones relacionadas con la nueva vivienda: restablecer los servicios públicos, hacer que la nueva vivienda se limpie, se pinte o se vuelva a poner la llave.
  • Acciones relacionadas con el embalaje
  • Una lista de cosas que podrías necesitar comprar para la nueva casa
  • Acciones relacionadas con la casa que dejas: como limpieza, pequeñas reparaciones domésticas, hacer las llaves para los nuevos propietarios, etc.

También puede ser útil hacer un inventario de todas tus pertenencias, empezando por los muebles grandes. Esto ayudará a los profesionales de la mudanza a preparar un presupuesto exacto y les dará una mejor idea de todo lo que tendrán que llevar para sacar sus muebles de su casa y subirlos al camión.

Consejos de embalaje para la mudanza

Utilice cajas del tamaño adecuado

Cuando empaque libros para una mudanza, empáquelos u otros artículos pesados en cajas pequeñas; los artículos más ligeros, como sábanas y almohadas, pueden empacarse en cajas más grandes. (Las cajas grandes llenas de objetos pesados son una queja habitual de los profesionales de la mudanza. No sólo dificultan el trabajo, sino que es más probable que se rompan). Los mejores materiales de embalaje para su próxima mudanza (y cómo utilizarlos)

Coloca los artículos más pesados en el fondo de las cajas, y los más ligeros en la parte superior.
Y si va a cargar el camión usted mismo, empaque las cajas más pesadas primero, hacia la parte delantera del camión, para lograr un mejor equilibrio.

No dejes espacios vacíos en las cajas

Rellena los espacios vacíos con ropa, toallas o papel de regalo. Las empresas de mudanzas a menudo se niegan a trasladar cajas que parezcan desempacadas o desequilibradas.

Etiqueta cada caja con la habitación a la que corresponde y una descripción de su contenido.

Esto le ayudará a usted y a los encargados de la mudanza a saber dónde está cada caja en su nuevo hogar. Numerar cada caja y llevar una lista de inventario en un pequeño cuaderno es una buena manera de llevar la cuenta de lo que has empacado, y de asegurarte de que aún tienes todo cuando desempaques.

Ponga cinta adhesiva a las cajas de la mudanza

Utiliza unos trozos de cinta adhesiva para sellar las costuras del fondo y de la parte superior, y luego utiliza una de las técnicas de las mudanzas dando unas cuantas vueltas alrededor de los bordes superior e inferior de la caja, donde se concentran las tensiones.

Si va a trasladar obras de arte, pida a la empresa de mudanzas que le proporcione cajas especiales.

Sepa exactamente cómo embalar las obras de arte para la mudanza y mantenerlas a salvo. Nunca debe embalar los cuadros al óleo en papel ordinario; se pegará. Cuando empaques los cuadros para la mudanza, haz una X con cinta adhesiva en el cristal para reforzarlo y mantenerlo en su sitio si se rompe. A continuación, envuelve las fotos en papel o plástico de burbujas y colócalas en una caja con marco, con un trozo de cartón entre cada pieza enmarcada para protegerlas.

Cuidar el embalaje de la cocina para la mudanza

El embalaje de la cocina implica muchos tipos de artículos diferentes. Aprenda a embalar la vajilla para la mudanza: envuelva cada plato con papel de embalar y luego envuelva los paquetes de cinco o seis con más papel. Envuelve los platos por los lados, nunca en plano. Y utiliza mucho papel envuelto como relleno por encima y por debajo. Las tazas y los cuencos se pueden empaquetar unos dentro de otros, con papel entre ellos, y empaquetar tres o cuatro por paquete. Empaquetarlos todos en cajas de platos.

Cuando empaques las gafas para una mudanza, utiliza una caja con separadores de cartón para ayudar a proteger las gafas, y empácalas en muchas capas de papel para protegerlas.

Poner en orden tu vestuario

Hay varias opciones para empaquetar la ropa para la mudanza: puedes empaquetar la ropa doblada en cajas, maletas o incluso dejarla en la cómoda (¡si eso no hace que la cómoda sea demasiado pesada para moverla!). Para colgar la ropa, utiliza una caja especial para armarios, de modo que puedas colgar la ropa directamente en ella (ventaja: no tendrás que preocuparte de cómo empaquetar las perchas para la mudanza).

Cuando empaques tus zapatos para la mudanza, debes protegerlos unos de otros. Envuelve los zapatos individualmente para evitar que los tacones afilados o las hebillas dañen otros zapatos, y para evitar que la suciedad de un par de zapatos ensucie el resto. Puedes envolver los calcetines en los zapatos para ayudarlos a mantener su forma.

A la hora de empaquetar las joyas, puedes reciclar algunos objetos para ayudarte: puedes pasar los collares por pajitas o rollos de papel higiénico para evitar que se enreden.

La mudanza puede ser un proceso estresante, pero si se planifica de forma adecuada y se sigue una serie de pasos, todo podrá salir según lo previsto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba