Tratamientos naturales para la tendinitis

Tratamientos naturales para la tendinitis. Causas y consejos para prevenirlo.

La tendinitis o tendinopatía del tendón de Aquiles es una enfermedad potencialmente debilitante que afecta aproximadamente al 2% de la población general. En los grupos más activos su prevalencia puede llegar al 42%.

Si bailas o haces deporte frecuentemente, ten cuidado. Cualquier actividad que ejerza una presión repentina sobre los talones, especialmente al saltar o brincar, puede causar la ruptura del tendón de Aquiles.

La lesión puede ser leve o moderada y por lo general es fácil de tratar. Si te interesa saber más sobre la tendinitis y cómo utilizar remedios naturales para reducir el dolor y acelerar la curación, siga leyendo.

El tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles es el tendón que conecta los músculos de la pantorrilla con los talones. Es una banda de colágeno fibroso que conecta los músculos con los huesos.

El tendón de Aquiles también se llama tendón del calcáneo. Una lesión del tendón de Aquiles se denomina tendinitis de Aquiles o tendinitis del talón.

Es bastante común y muy probable que el tendón de Aquiles se lesione al realizar ciertas actividades físicas o llevar a cabo sus actividades diarias. La lesión puede ser leve o moderada y suele provocar una sensación de ardor o rigidez en la zona.

Un dolor intenso e insoportable indica que el tendón está parcial o completamente roto.

Causas y factores de riesgo

La realización de actividades que requieren una aceleración o desaceleración brusca puede provocar lesiones en el tendón de Aquiles. Esto incluye:

  • Baile
  • Correr
  • Gimnasia
  • Fútbol
  • Baloncesto
  • Tenis
  • Voleibol
  • Béisbol

Incluso las actividades deportivas como el sóftbol y el baloncesto pueden provocar lesiones en el tendón de Aquiles. Estas lesiones suelen producirse al empujar y levantar los pies del suelo, no al aterrizar.

Algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de lesión son:

  • Llevar tacones altos
  • Tener los pies planos
  • Sensibilidad de los tendones por falta de ejercicio
  • Tomar medicamentos como los glucocorticoides o antibióticos como las fluoroquinolonas.

Síntomas

lesión del tendón de Aquiles

Uno de los principales síntomas de una lesión del tendón de Aquiles es un dolor de leve a moderado justo por encima del talón. Este dolor se nota especialmente cuando se estira el tobillo o se intenta poner de puntillas.

La zona afectada también puede estar inflamada, caliente y enrojecida.

Cuando el tendón de Aquiles se lesiona, suele romperse con un chasquido o un estallido. Algunas personas también pueden sentir un dolor agudo al levantar los dedos del pie del suelo al dar un paso.

Diagnóstico

Si acude a un médico, es probable que le pida que se haga las siguientes pruebas.

  • Exploración física: es posible que le pidan que camine o corra para buscar problemas que puedan haber causado su lesión.
  • Prueba de compresión de la pantorrilla: consiste en comprimir el tendón lesionado e intentar mover la pierna. Si el tendón de Aquiles está roto, la pierna no se moverá.

Si la lesión es leve, suele curarse sola. Sin embargo, en el caso de lesiones más graves, el médico puede recetar medicamentos, así como otros tratamientos.

Tratamiento

Para tratar una lesión del tendón de Aquiles, es posible que el médico le pida primero que guarde mucho reposo.

También puede pedirte que tomes analgésicos antiinflamatorios, como el ibuprofeno o el naproxeno. Orientar que uses una talonera y que realices estiramientos y ejercicios para fortalecer el músculo afectado.

Si bien los estiramientos y el uso de una talonera aceleran sin duda la curación del tendón lesionado, tomar analgésicos con receta para tratar el dolor puede provocar una serie de efectos secundarios.

Remedios caseros para la tendinitis

Remedios caseros para la tendinitis

1. Bolsa de hielo

La aplicación tópica de una bolsa de hielo adormece la zona afectada. También reduce el dolor y la inflamación que puede provocar la tendinitis de Aquiles.

Coloca una bolsa de hielo sobre la zona afectada. Mantenlo en su sitio durante unos minutos y descansa 5 minutos. Repite esto 2-3 veces. Puedes hacerlo varias veces al día.

2. Aceite de ricino

El aceite de ricino contiene ácido ricinoleico, que ayuda a aliviar la inflamación, el dolor y la hinchazón. Esto puede ayudar a la curación del tendón de Aquiles.

Aplica aceite de ricino en la zona afectada y déjalo actuar unos 20 minutos. Puedes ponerle una compresa caliente para aumentar su eficacia como compresa. Hazlo al menos dos veces al día.

3. Vitaminas

Se ha descubierto que la deficiencia de vitamina D aumenta el dolor musculoesquelético. Se ha demostrado que la administración de suplementos de vitamina C acelera la curación de una lesión del tendón de Aquiles. Ambos estudios indican que el consumo de alimentos ricos en estas vitaminas es una excelente manera de recuperarse más rápidamente de la tendinitis de Aquiles.

Los alimentos ricos en vitaminas C y D son los cítricos, las verduras de hoja verde, el pescado azul, el queso y las yemas de huevo.

4. Cúrcuma

La cúrcuma contiene un compuesto muy beneficioso llamado curcumina que tiene propiedades curativas que pueden ayudar a acelerar la curación del tendón roto.

Añade una cucharadita de cúrcuma en polvo a un vaso de leche caliente. Mézclalo bien y bébalo a diario. Una vez al día.

5. Descanso

Una de las primeras cosas que te pedirá el médico ante una lesión del tendón de Aquiles es que descanses el tendón afectado durante unas semanas hasta que los síntomas desaparezcan. El reposo permite que el tendón afectado se cure más rápidamente.

6. Masaje

Masajear y estirar el tendón afectado ayuda a que se cure más rápido. El masaje de frotamiento profundo restablece la elasticidad del tejido, alivia el dolor y la inflamación y reduce la tensión en la lesión.

7. Aceites esenciales

Aceite de menta

El aceite de menta contiene mentol, que tiene propiedades antiinflamatorias. Estas propiedades ayudan a aliviar la inflamación y la hinchazón alrededor del tendón lesionado.

Mezcla seis gotas de aceite de menta con una cucharadita de aceite de oliva. Masajea suavemente esta mezcla sobre el tendón durante unos minutos. Dejar actuar por 30 minutos antes de aclarar, o durante toda la noche. Puedes hacerlo una o dos veces al día.

Aceite de mirra

El aceite de mirra es antiinflamatorio y analgésico. Es uno de los mejores aceites esenciales que pueden ayudar a aliviar los síntomas de una lesión del tendón de Aquiles.

Añade seis gotas de aceite de mirra a una cucharadita de aceite de coco. Mezcla bien y masajear suavemente el músculo afectado. Deja actuar 30 minutos antes de aclarar. Repite esto dos veces al día.

8. Jengibre

El jengibre tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Esto lo convierte en un excelente remedio para el tratamiento de la tendinitis de Aquiles.

Añade 5 cm de jengibre a una taza de agua, llévalo a ebullición durante 5 minutos y filtra. Deja que se enfríe un poco antes de beber. Puedes beber el té de jengibre dos veces al día.

9. Caldo

El caldo de huesos contiene condroitina y glucosamina, que pueden ayudar a que el tendón se cure rápidamente.

Toma una taza de caldo de huesos recién hecho una vez al día para acelerar la curación.

10. Omega-3

Los ácidos grasos omega-3 ofrecen una serie de beneficios para la salud. Sus efectos antiinflamatorios ayudan a combatir la inflamación y el edema y permiten una recuperación más rápida.

Consume entre 250 y 500 mg de omega-3 al día. Hágalo diariamente. Puedes aumentar la ingesta de este nutriente consumiendo alimentos como el pescado azul, las semillas de lino, las nueces y las semillas de chía o tomando suplementos dietéticos.

Consulte a un médico antes de tomar suplementos de omega-3.

¿Cómo prevenir la lesión?

prevenir la lesión
  • Intenta reducir las carreras en cuesta.
  • Utiliza un calzado que sujete tus pies y que te quede bien.
  • Deja de hacer ejercicio si le provoca un esfuerzo excesivo o dolor en la pantorrilla o el talón.
  • Sigue una dieta rica en alimentos antiinflamatorios como las verduras de hoja verde, los tomates, las bayas, los frutos secos y el pescado como el salmón y la caballa para aliviar los síntomas del dolor.

En general, la tendinitis de Aquiles no es algo de lo que alarmarse en exceso. Las lesiones menores pueden incluso curarse por sí solas, sin necesidad de tratamiento adicional.

Sin embargo, si la pantorrilla o el tobillo sufren un dolor constante durante más de unas semanas, busque atención médica inmediata para descartar otras causas.

El tendón de Aquiles puede tardar de 4 a 6 semanas en curarse completamente. Por otro lado, Si la tendinitis no se trata adecuadamente, puede volverse crónica.

La tendinitis crónica del tendón de Aquiles puede dificultar la realización de tareas sencillas, como caminar, y suele ser necesario repararla quirúrgicamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba